Programa Empresarial ¡Supérate!: desarrollador de resilencia

El Programa Empresarial ¡Supérate! transforma vidas vía educación, cambiando su paradigma de vida para no verse más como victimas si no como personas positivas, jóvenes felices y maduros y sobretodo emprendedores de sus proyectos de vida.

El Programa Empresarial ¡Supérate! transforma vidas vía educación, cambiando su paradigma de vida para no verse más como victimas si no como personas positivas, jóvenes felices y maduros y sobretodo emprendedores de sus proyectos de vida.

Desde hace 10 años ¡Supérate! ha brindado mejores oportunidades de vida a través de la capacitación de alta calidad en ingles computación y valores a más de 2,500 jóvenes en El Salvador, Nicaragua y Panamá.

Estos talentosos jóvenes, han logrado terminar sus estudios de bachillerato y el Diplomado en nuestros Centros de una manera sobresaliente, adaptándose y sobreponiéndose a un sin número de desafíos o adversidades de índole social, económica, familiar y emocional.

La resiliencia, “término que pertenecía sólo a la física, expresaba la capacidad de algunos materiales para recobrar su forma original después de ser sometidos a una presión deformadora. Desde hace unos años, sin embargo, este término fue adoptado por las ciencias sociales para referirse a la “capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformado por ellas” (1)

En el Programa ¡Supérate! los jóvenes provenientes de contextos de violencia, inseguridad, dificultades económicas, padres desempleados y un número mayor de situaciones de riesgo han logrado sobreponerse a estas situaciones traumáticas y hacer de ellas lecciones de aprendizaje, lecciones de vida.

¿Cómo lo han hecho?

“La Resiliencia cobra importancia en el ámbito educativo porque está demostrado que, después de la familia, la escuela es un ambiente clave, fundamental para que los niños y jóvenes adquieran las competencias necesarias para salir adelante, gracias a su capacidad para sobreponerse a la adversidad, son ambientes poderosos, constructores y fomentadores de resiliencia.”(2)

Las personas resilientes están muy comprometidas consigo mismas, permiten el control de las circunstancias y están abiertas a aceptar cambios en su vida, es decir, en su propia existencia; cada Centro ¡Supérate! posee un fortalecido programa de valores que inicia trabajando el auto concepto y autoestima, aspectos  fundamentales para la resiliencia. Asimismo, los cinco valores del Programa están presentes en cada acción y en cada proceso de un Centro ¡Supérate! Los valores fundamentales  que son fortalecidos y vividos a diario en cada Centro son: Superación, Excelencia, Solidaridad, Integridad y Liderazgo.

Al iniciar su propio autoconocimiento, el joven ¡Supérate! “va conociendo sus propias virtudes, fortalezas, reconoce sus debilidades, fomenta sus talentos y logra expresarlos. Se le es guiado para que comience a valorarse y reconocerse valioso; perdona sus errores y empieza a verlos como aprendizajes de vida.” (3)

Luego de conocerse a sí mismo y sus fortalezas, en segundo año, los jóvenes  descubren y reconocen las diferentes redes de apoyo social que cada uno posee. “Se les estimula a atesorar las relaciones con los demás, como un espejo de su relación consigo mismos. Aprenden a pedir ayuda y a extender esa ayuda hacia los demás (especialmente en la práctica de voluntariados con el programa” ¡Supérate! Volunteers”), como una cadena de amor que se construye y progresa. Mientras mejor sea la relación con los demás, mientras se expresen y  tengan apertura a su sensibilidad, existe mayor comprensión, apoyo y respeto” lo cual fortalece esa facultad de superación de circunstancias adversas, mejorando su “habilidad de respuesta” o “responsabilidad” (4) De ahí que nacen los conceptos de familia ¡Supérate! y hermanos ¡Supérate!, pues la comunidad inmersa en cada Centro constituye un segundo o primer referente (dependiendo el caso) de afecto, confianza, solidaridad y reconocimiento, aspectos fundamentales que construyen resiliencia. Los docentes ¡Supérate! o Teachers ¡Supérate! son los ejemplos y referentes que los jóvenes tienen de confianza, responsabilidad, compromiso y profesionalismo. Con mucha entrega ellos son los encargados de reconstruir los valores y conceptos mal aprendidos por los estudiantes (debidos a sus difíciles experiencias y entornos de vida) y hacer que ellos aprendan y construyan los principios, conceptos y valores “normales” de amistad, familia, compromiso, verdad, superación, excelencia, solidaridad, integridad y superación.

Finalmente, en tercer año, los jóvenes ¡Supérate! tienen la capacidad de apreciar y analizar las diferentes debilidades o amenazas que les desafían en su camino a la superación, traducido en la búsqueda de oportunidades de formación profesional (becas de estudios u oportunidades laborales) a través de su alto rendimiento, competencias y liderazgo. Al finalizar los tres años en el Programa, los Graduados ¡Supérate! ya no se reconocen como víctimas de su entorno o de las situaciones de riesgo que han enfrentado si no como sobrevivientes exitosos y agentes de cambio de su vida, su entorno, su comunidad y su país.

Texto por Elizabeth Gómez, Directora del Centro ¡Supérate! CASSA Sonsonate

(1)    Suárez, N (2004) http://www.monografias.com/trabajos67/resiliencia/resiliencia2.shtml

(2)    http://sepiensa.org.mx/contenidos/2005/d resiliencia/resiEsc 1.htm

(3)Daniel Fernando Peiró. Formador de Líderes Integrales. www.danielfernandopeiro.com

(4) Ibid

Los Mundos de la Biblioteca

“Hablar de las bibliotecas en El Salvador, sobre todo con los jóvenes, es hablar de espacios que quizás son “desconocidos“, ya que muchos no han tenido la oportunidad de visitar una, reconocerla y vivenciar las dinámicas dentro de ellas”

Estudiantes del Centro ¡Supérate! Fundación Raíces utilizan en su tiempo libre el espacio de la biblioteca

Las bibliotecas, a lo largo de la historia, surgen de la mano de la escritura. Estos espacios fueron creados por la necesidad humana de trasmitir y compartir información a través del resguardo de escritos históricos y obras literarias relevantes de cada época. A pesar de que estos sitios en tiempos pasados eran frecuentados por estudiosos, historiadores, académicos y lectores privilegiados se quiso popularizar y democratizar su acceso a todas las personas, es así como en algunos países del mundo las bibliotecas se ubicaron como proyectos importantes pensados en las ciudades, dentro de centros académicos como universidades, escuelas y hasta en comunidades, brindándole un valor importante en la sociedad.

Hablar de las bibliotecas en nuestro país, sobre todo entre jóvenes, es hablar de espacios “desconocidos“, ya que muchos no han tenido la oportunidad de visitar una, reconocer y vivenciar las dinámicas dentro de ellas. La biblioteca como espacio de resguardo de libros históricos ha quedado sin vigencia en la actualidad. Estos lugares hoy deben de convertirse en lugares de convergencia, de lectura y de vivencia para los aprendizajes.

Es por eso que en cada Centro ¡Supérate! el reto es convertir las bibliotecas en espacios dinamizados y de experiencias infinitas para las y los jóvenes estudiantes, esto mismo nos lleva a cuestionarnos si tenemos una biblioteca como un espacio solo para almacenar libros o la usamos como un lugar dinamizado con actividades que provoquen un contacto directo entre estudiantes y los mundos escondidos en cada libro; sobre todo hoy que las herramientas tecnológicas hacen ver que lo impreso no es tan importante como lo digital.

En el caso del Centro ¡Supérate! Raíces, la motivación a la lectura como actividad intelectual supone siempre atención, concentración, compromiso y reflexión. Todos estos elementos facilitan un mejor desempeño y mejores resultados académicos; objetivos que sabemos son primordiales en el proyecto educativo del Programa y razón principal para tener un espacio amplio, confortable y variado para fomentar la lectura. Todo esto lo evidencian los jóvenes que frecuenta la biblioteca de nuestro Centro; cuando conversamos con él o ella de inmediato se percibe el bagaje de conocimientos y nuevo vocabulario obtenido en las lecturas de los libros. Hemos observado que existe una sed de “lectura” que transporta a nuestros jóvenes a otros escenarios imaginarios.

Así mismo, tenemos una herramienta importante creada por nuestra bibliotecóloga llamada “lectómetro”. Este ha sido diseñado para medir mes a mes cuántos libros son prestados, por quién y visualizar qué están leyendo nuestros estudiantes.  Reconocer este hábito e incentivarlos hace que más estudiantes se interesen por visitar este espacio. Es enriquecedor ver en las horas de recreo y almuerzo como prefieren estar en la biblioteca discutiendo una lectura o compartiendo impresiones que les hagan reflexionar, dejando de lado el juego con  aparatos electrónicos.

Como principales resultados de mantener una biblioteca en nuestro Centro vemos que la lectura aumenta el vocabulario, facilita el análisis y nuestros estudiantes comparten conocimiento, se hacen más críticos y pueden prestar libros que a veces no pueden comprar, pero deben leerlos en el instituto o escuela. Saben que pueden llegar a cualquier hora del día a hacer tareas, buscar información o conocer cuál es el libro que se ha denominado “el libro del día” que se encuentra en un estante especial. Por eso estamos seguros y seguras que al ser universitarios y profesionales no se les hará difícil el investigar, citar en los informes, identificar cómo están clasificados los libros o cómo prestar uno.

Educar implica compromiso y no podemos asumir que basta desarrollar una clase a diario para el aprendizaje, porque siempre es necesario un apoyo y este puede ser encontrado en todos los escritos que resguarda la biblioteca.

“This is why we studied in ¡Supérate!”

Por Katherine Rivas, graduada promoción 2014 Centro ¡Supérate! CASSA Sonsonate

IMG_2080

It´s an honor for me to be standing before you today. I would like to tell you, respectful audience, that for my classmates and me, today is a very special day. Three years ago we faced a wonderful commitment, an unparalleled and unique experience that would transform our lives and expand our vision of the pursuit of opportunities for personal and professional success. These three years in ¡Supérate! were not easy at all, but the best learning adventure for us.

We had overcome hundreds of troubles and obstacles to achieve our goals. At the beginning, lots of things came into our minds because we had never spoken a word of English or even touch a computer. We didn´t know how to put into practice our values and believe in ourselves to be better people and to get along well with everyone. Therefore, it was a big challenge for us to be every single day in the program.

I´m the oldest of two siblings and the first graduated from my family. My life experience is very similar to my classmate’s stories. Some days were really hard. I remember when I started studying in ¡Supérate!,  I used to live with my grandmother, my aunt and my cousin. By that time, my grandmother got really sick and unfortunately she passed away. Because of this, my aunt and my cousin left home and they told me that I needed to stop studying and go with them, but I didn´t want to do that. After that, I never saw them back again, it was the worst thing I have ever gone through. All things seemed sad and black for me since that day, but in spite of the problems we had, every single day I went to ¡Supérate!, helped me to forget about my problems and all the bad moments. I understood that having a good time with friends and learning every day was a good way to say goodbye to all the bad things. Something that really helped me was the supports of my teachers and their hopeful words when I needed them the most.

First of all, we have to be very thankful with the supreme being, that we cannot see but we can feel, God. We have to thank him for everything, since we were born until this moment, for every success and every trial which made us stronger so we could grow up and learn from the mistakes we made. So that´s why we firstly say thanks God. I would also like to say the magic word to the special people who gave us the chance to be these three years in ¡Supérate! This opportunity couldn´t have been possible without the wonderful and human idea of Sagrera Palomo family, unconditional support of Regalado family and CASSA. Also to our strategic ally Microsoft El Salvador. The software and tools you have given us helped us to improve a lot. Thanks to all of you for your help.

Now, we might ask who were the responsibles, who showed us the techniques to do and to give our best even when the situation brought us down: our teachers. The ones who taught us not only the knowledge but the good values and the good attitude as well.  They, that when we were through doubts and frustrations always pushed us ahead. And it´s because they´re not ordinary teachers. Ordinary teachers, teach their students from the book, but our teachers did more than that, they taught us from their hearts.

Ahora me dirijo a ustedes, padres, madres, familiares y encargados; ustedes que siempre nos brindaron su amor y apoyo incondicional durante estos años en el Programa. Gracias por todos los consejos, regaños y palabras de aliento que siempre nos dieron; todo eso nos servirá en nuestras vidas. Este logro no es solo nuestro, sino que también de ustedes por estar cada día al lado nuestro.

And last but not least, our friends. I guess we remember clearly how our frits day in ¡Supérate! was: new faces, quiet and insecure people. Now, we have grown up as people. We lived happy, sad, good and bad moments together, we passed them through; new experiences, funny moments and so many other things. These memories will be in our minds, but the people we lived them with will be in our hearts.  To conclude, we can surely say that ¡Supérate! is not a dream anymore; it´s the reality and we have finished these three years as a team. Big opportunities area coming for us and it would be our decision to take them or leave them, to choose the wrong or the right way at every crossroad in our lives. This is why we studied in ¡Supérate!: to give to our community, the same as we received and to be the future nation that will help the transformation of a better El Salvador, where there are opportunities to everyone like the one we had.

“Estoy listo para transformar la vida de otros a través del trabajo duro y la dedicación.”

Josué y David Cornejo, graduados de la promoción 2014 de nuestro Centro ¡Supérate! ADOC compartieron estas palabras durante el acto de graduación con todos los asistentes. Es su historia personal, sus desafíos, sus esfuerzos y su transformación.

David y Josué Cornejo, graduados promoción 2014 Centro ¡Supérate! ADOC

David y Josué Cornejo, graduados promoción 2014 Centro ¡Supérate! ADOC

Todavía recuerdo la noche en que mi madre llego a casa con algunos papeles en sus manos. No sabía que esos papeles le darían vuelta a mi vida y me dirigirían en la dirección correcta. Esos papeles eran la aplicación para una beca en el Programa ¡Supérate! Yo había escuchado acerca del Programa y me recuerdo mirando al cielo y diciendo Dios si esta oportunidad es para mí permíteme tenerla.

Llené la aplicación y tuve una respuesta y un examen programado para unos días después. El día del examen pude interactuar con los demás jóvenes que también estaban aplicando a la beca, tal como lo estábamos haciendo mi hermano y yo. Terminé el examen un poco decepcionado y pensé que no iba a tener una buena nota.

Recibí una llamada unos días después del examen, en la cual nos dijeron a mi hermano y a mí que llegáramos a empresas ADOC a interactuar con mis futuros compañeros. Los profesores estarían observando nuestro desempeño y a partir de eso decidirían si entrábamos o no al Programa. Ese día, llegué a mi casa y le dije a mi familia que nunca había querido tanto ser aceptado en ningún otro lugar como en ¡Supérate!

Unos días después de esa actividad recibí una llamada y significó mucho para mí: significaba tener nuevos compañeros, cambiar mi turno en la escuela, porque no habían becas disponibles en el turno de la tarde, etc. Acepté la beca y luché por lo que quería. Traté de obtener buenas notas en el primer módulo, pero no ocurrió así. No pasé mi primer módulo de inglés, tenía notas promedio en valores y en computación. Era un desafío para mí.

A pesar de eso, parecía que no conocía las palabras “no puedo” pues intenté, incluso lloré en el camino y logré lo que quería.  Recibí el reconocimiento a la “Excelencia” al final del semestre en primer año y otros reconocimientos por mi buena práctica de valores y comportamiento. Siempre había sido así, pero ahora trabajaba cada día para ser mejor persona.

Gracias  a esos reconocimientos en primer año, tuve la oportunidad en segundo año de aplicar un programa llamado Free Enterprise Leadership Challenge (FELC) en Estados Unidos, en el cual pudimos aprender a través de talleres y charlas sobre el mercado libre y el liderazgo juvenil. Fue ahí que descubrí lo que realmente quería estudiar.

Luego, y a pesar de tantas cosas buenas, fue uno de los años más duros de mi vida; me operaron, mis notas eran muy bajas, tanto en la escuela como en el Centro ¡Superáte!; tuve problemas con mi familia, con mis compañeros y mis amigos. Por mis errores fui condicionado dos veces en el Centro ¡Supérate! No recibí ningún reconocimiento. Necesitaba cambiar y quería desesperadamente que alguien me ayudara.

Un día, mi hermano mayor habló conmigo, me dijo que tenía grandes oportunidades y que tenía que mantenerme estudiando duro. Sus palabras cambiaron mi vida, me hizo darme cuenta que necesitaba cambiar rápido.

Durante mi tercer y último año, sabía que un error más no sería tolerado, y que podría ser sacado del Programa que tanto estaba cambiando mi vida.

Trabajé muy duro, de una forma en la que nunca lo había hecho. Tenía tantos sueños como obtener una buena nota en la PAES, ser aceptado en una universidad prestigiosa, obtener buenas notas en la escuela y en ¡Supérate! También obtener buenas notas en la certificación de Excel y TOEIC.

Mi hermano gemelo también tenía las mismas metas. Entonces nos convertimos en un equipo. Establecimos un horario y estudiamos juntos. Tuve buena nota en la PAES, tan buena, que fui la segunda mejor nota en la PAES en escuelas públicas de San Salvador. Fui capaz de obtener la nota más alta del TOEIC y también tuve la mejor nota final en la escuela.

Estos resultados me motivaron a aplicar a cuatro universidades. Fui bendecido porque fui aceptado por todas ellas. Dos de ellas me ofrecieron becas, ahora solo era tiempo de decidir que estudiar. La decisión fue la de estudiar en la Escuela Superior de Economía y Negocios, con la cual mi hermano y yo firmamos una asignación de beca.

Si hay algo que he aprendido de ¡Superate! es que no importa qué suceda, los estudiantes deben seguir haciendo lo que hacen: ser cada vez mejores que lo que fueron ayer, seguir trabajando duro todos los días. Hay una frase que mi orador favorito dice: “Algunas personas no fallan en la vida porque apuntan muy alto, sino porque apuntan muy bajo y aciertan.”

Mi vida no ha terminado, está iniciando un nuevo capítulo. Las personas a mi alrededor pueden estar seguros de algo, mi familia, mis amigos; todos mis compañeros y yo tenemos una marca imborrable, una marca que nos mantendrá unidos, que nos hará llegar a ser mejores personas, y esa es la marca ¡Supérate!, la que todos los jóvenes necesitan para hacer de El Salvador un mejor lugar para vivir.

Gracias ¡Supérate! por escogerme y cambiar mi vida, ahora estoy listo para transformar la vida de otros a través del trabajo duro y la dedicación.