La buena vida

Por Benhur Zepeda, director del Centro ¡Supérate! ADOC

No soy un escritor de profesión, pero hoy quisiera compartir algo que espero sea de tu agrado. ¿Estás viviendo una buena vida? Quizás te preguntes en primera instancia qué debemos entender por la buena vida. Al hacer referencia a este término debemos entender que se abarcan cuatro grandes dimensiones en la vida de cada ser humano y, que muchas veces, hemos descuidado la armonía o equilibrio entre cada una de ellas. Estas dimensiones son física, emocional, la de las relaciones sociales y, sin olvidar, por supuesto la dimensión espiritual.

Al hablar de armonía entre estas cuatro dimensiones surge la iniciativa de aplicar una nueva práctica en nuestro Centro ¡Supérate! que consiste en compartir lecturas cortas,amenas yde fácil comprensión que alimenten cada una de estas dimensiones de nuestra vida y que no quiten mucho espacio a nuestra saturada agenda de actividades académicas.  Es así como cada mañana y cada tarde al iniciar la jornada con los y las estudiantes, tomamos un espacio para compartir una lectura guiada por uno de ellos basada en el libro “La buena vida” de autoría de la Dra. Kay Kuzma y el Lic. Francesc Gelabert, quienes han compilado una serie de relatos de la vida diaria con experiencias propias y otras ajenas.

Al finalizar cada lectura se abre un espacio para que todos los y las estudiantes puedan compartir sus impresiones al respecto. Se observa una actitud reflexiva, se da el espacio para la expresión oral, lo que nos permite conocer el nivel de razonamiento de muchos de ellos,se comparten experiencias personales, en muchas ocasiones, similares a las de la lectura para concluir en un qué hacer y qué no hacer y otras lecciones importantes para la vida cotidiana.

Al consultar a nuestros estudiantes respecto a esta práctica muchos coinciden en que les sirve para su formación como personas, les permite ampliar sus puntos de vista, les ayuda en su expresión oral, adquieren conocimiento, guardan un nuevo consejo y en la dimensión espiritual adquieren mayor conciencia del interés de Dios por nosotros y nuestro bienestar.

Muchas veces, junto al equipo docente, también nos sentimos identificados con ciertas lecturas, lo que nos lleva a la reflexión de áreas en las cuales debemos trabajar para mejorar; y así influir, no solo de palabra sino también con el buen ejemplo, en la vida de cada uno de los y las estudiantes que recibimos en nuestro Centro ¡Supérate! para  desarrollar este proceso de Transformar vidas vía Educación.

¿Qué observamos como equipo docente en esta práctica? Desde el punto de vista de crecimiento como personas, valoramos y respetamos cada una de las posturas que los y las estudiantes adoptan respecto a cada una de las dimensiones presentadas en estas lecturas; y desde el punto de vista académico valoramos la capacidad de lectura de los jóvenes, su nivel de comprensión, la proyección de voz, la entonación el expresarse en público, el  razonamiento ya sea por lectura o por escuchar, la expresión oral de cada uno de los que participan y el criterio lógico relacionado a cada lectura.

Todos los elementos antes listados nos llevan a trabajar como equipo para ayudar a nuestros estudiantes a mejorar en dichas habilidades en su primer idioma, el español, lo que dará como consecuencia el desarrollo de las habilidades para el aprendizaje de unsegundo idioma, el inglés, y así alcanzar mejores resultados.

Espero que al compartir esta experiencia recuerdes que hay cuatro dimensiones en cada ser humano, que debemos cuidar y alimentar cotidianamente. Te animo a reflexionar y armonizar cada una de tus dimensiones para disfrutar de la buena vida.