¡Supérate!: Una experiencia para nunca olvidar

Estas son las palabras que Misael Díaz, graduado de la segunda promoción del Centro ¡Supérate! Merlet dio durante el acto en nombre de todos sus compañeros.

Graduados de la segunda promoción del Centro ¡Supérate! Merlet

Graduados de la segunda promoción del Centro ¡Supérate! Merlet

Hoy nos hemos reunido para compartir la satisfacción de culminar una etapa más de éxitos; siendo una de muchas más que iremos alcanzando en nuestro camino de la superación. Cada uno de los momentos en ¡Supérate! estuvieron cargados de  esfuerzos, sacrificios, perseverancia, responsabilidades, compromiso, entrega y especialmente el sueño de transformar nuestras vidas a través de la educación.

¿Qué sería un estudiante sin su maestro? Por las muchas respuestas a esta pregunta es que agradecemos a cada uno de los docentes de nuestro Centro ¡Supérate! Merlet, quienes no se conformaron solo con dar una clase, sino que nos dieron su amistad, cariño y la disponibilidad que sólo se esperaría de grandes personas como ellos. Con ellos entendimos que un maestro no solo es quien te da una teoría, sino que el que hace de tu aprendizaje una experiencia de vida.

Esta experiencia comienza con una persona muy especial para nosotros, a quien le debemos el éxito que hemos logrado hasta ahora; esa persona es Doña Mary de Frech, quien creyó en nosotros desde el primer momento que pusimos nuestros pies en el Centro ¡Supérate!, aunque hayan habido altos y bajos, siempre estuvo pendiente de que nosotros lográramos nuestros objetivos. Gracias a ella hemos logrado ser las personas que somos ahora, no solo con conocimientos en el área de inglés, computación sino que también en valores para formarnos como jóvenes que harán cambio en este país.

El paso de estos tres años en ¡Supérate! hemos vivido una experiencia inolvidable, ya que cada año no solo nos llenábamos de nuevo conocimiento, sino también de lecciones de vida, lecciones que nos preparaban hacia un nuevo mundo en la educación superior o en el área laboral. No podemos negar que hubo dificultades durante este camino, ya que muchos tal vez teníamos problemas en alguna materia, o la carga se nos  hacía muy pesada con la escuela a la par, incluso, hubo momentos en que quizás dijimos que ya no se podía más y que queríamos dejarlo. Fue una prueba muy grande, pero no imposible, ya que hoy somos 39 jóvenes que tomamos la decisión de continuar con nuestro camino de superación. En ese camino, cada vez que aprendíamos algo nuevo, nuestro nivel de madurez crecía para tomar decisiones importantes que cambiarán nuestras vida.

¡Supérate! te enseña a ver el mundo de otra manera, te lleva a  aprender a creer en ti mismo y a reforzar la confianza en los demás. En ¡Supérate!, nuestra manera de pensar es transformada para ser agentes de cambio en nuestro país ya que, con las herramientas que aquí adquirimos, estamos listos para los desafíos que el mundo nos traiga.

Nuestro Centro ¡Supérate! Merlet no solo trajo nuevas oportunidades a nuestras vidas, sino que también conocimos personas de quienes aprendimos mucho y nos llevaremos un pedacito de ellos. Estos son los amigos que formamos, con quienes disfrutamos cada momento, cada alegría, con quienes nos apoyábamos en todo momento. Con ellos llegamos a ser una familia muy grande, donde todos fuimos hermanos, donde aprendimos a entendernos y escucharnos, así cada uno tendrá un recuerdo que perdurará siempre.

Para ir terminando, quiero dar gracias primeramente a Dios y a cada una de las personas que hicieron posible este día único, especialmente a Doña Mary de Frech y su familia. Al Programa ¡Supérate! y a la Fundación Sagrera-Palomo por su empeño en ayudar a jóvenes como nosotros a superarnos. A todos los aliados del Programa, Embajada de los Estados Unidos de América, USAID y Microsoft, ya que sin su apoyo y todas las herramientas que nos proporcionaron durante estos tres años no estaríamos aquí hoy. A los docentes que estuvieron con nosotros cada momento, a nuestros padres y familia que creyeron en nosotros desde el inicio de esta gran aventura, por darnos su apoyo y estar con nosotros en cada momento. Este solo es el comienzo, porque la vida, de aquí en adelante, está llena de retos, y hay que estar preparados para afrontarlos; como dijo una vez Nelson Mandela “Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar.”

A partir de hoy diremos con orgullo cada uno de nosotros “Somos ¡Supérate!”; lo que significa una mejora constante, un camino hacia la superación y la conquista de metas, trazando nuevos límites por traspasar, sintiéndonos orgullosos de quiénes somos ahora y del lugar hacia dónde vamos. Porque nuestro lema es y siempre será: “Keep raising the bar!”.

Gracias

“Voy a colocar este ladrillo tan perfectamente como un ladrillo puede ser colocado”

Discurso pronunciado por Jesús Cruz, graduado de la segunda promoción de nuestro Centro ¡Supérate! Fundación Alberto Motta, en Panamá.

Parte de la segunda promoción de nuestro Centro ¡Supérate! Fundación Alberto Motta

Parte de la segunda promoción de nuestro Centro ¡Supérate! Fundación Alberto Motta

“No intentes construir un muro. No empieces un día y digas ‘Voy a construir el más grande y colosal muro que jamás se haya construido’. Di ‘Voy a colocar este ladrillo tan perfectamente como un ladrillo puede ser colocado’. Haz esto todos los días, y pronto tendrás un muro” – Will Smith

El día de hoy da por finalizado un compromiso que comenzó hace tres años. Tres años en los cuales atravesamos muchos retos a nivel personal y académico, tres años donde aprendimos muchas cosas nuevas y donde establecimos fuertes lazos interpersonales con las personas que nos rodearon en esta travesía.

El haber formado parte del Programa ¡Supérate! a través del Centro ¡Supérate! Fundación Alberto Motta, me ha servido para desarrollar habilidades en tres áreas: inglés, computación y valores, que me han ayudado en mi preparación para ser una persona íntegra para la sociedad.

A la Fundación Alberto Motta, le estamos eternamente agradecidos por esta oportunidad que nos brindaron y animamos a que continúen con este grandioso Programa en beneficio de nosotros, los jóvenes, que somos el futuro de nuestro país. A los docentes les agradecemos que hayan tenido la paciencia, tolerancia y responsabilidad de enseñarnos los conocimientos que adquirimos.

También queremos dar muchas gracias a nuestros familiares, quienes nos dieron el apoyo para cumplir esta meta y que también depositaron su confianza en nosotros. Y por último, quiero agradecer a Dios que con su guía hoy obtenemos este título en inglés, computación y valores.

Compañeros, recuerden que este no es el final y los exhorto a todos a seguir adelante como lo hemos hecho hasta el momento para que sigamos logrando nuestras metas trazadas, que sigamos buscando ser agentes de cambio en beneficio de nuestro Panamá.

 

 

Nosotros somos realidad

Estas son las palabras que Gabriela y Rubén, de la octava promoción de nuestro Centro ¡Supérate! Hilasal compartieron en nombre de sus demás compañeros durante el acto de graduación, que llevamos a cabo a finales del mes de enero.

Por Gabriela González y Rubén Lué

IMG_1409Nelson Mandela siempre dijo que “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Y a través del tiempo han existido personas como él, comprometidas, que han deseado hacer la diferencia, que luchan por ver un cambio en el mundo. Don Ricardo Sagrera ha tenido esta visión, con el compromiso de transformar vidas vía educación.

Para nosotros es un placer dirigirnos  a ustedes en este evento especial, en nuestra graduación. Este logro que es el final de una etapa en nuestras vidas. En esta ocasión, nos sentimos muy felices por tener la oportunidad de agradecer a todas las personas que han sido parte de esta aventura inolvidable.

Aún recordamos nuestro primer día en nuestro Centro ¡Supérate! Hilasal, cuando no conocíamos a nadie y nos sentíamos extraños al estar en un lugar donde enfrentaríamos uno de nuestros mayores retos: comunicarnos en un nuevo idioma. Sin embargo, estábamos muy entusiasmados al pensar en nuestro futuro, después de haber adquirido excelentes conocimientos en el área de inglés, computación y valores. Desde ese primer momento, descubrimos que la mejor manera de alcanzar nuestras metas era dar el primer paso. Ahora, podemos decir que estudiar en ¡Supérate! es una de las mejores decisiones que hemos tomado y llegar a este día nos tiene que hacer sentir orgullosos de todos los méritos obtenidos.

Regresamos un poco en el tiempo, al inicio del año pasado, cuando nos sentimos emocionados y hasta un poco nerviosos por las certificaciones que tendríamos que tomar para inglés y computación. Sabíamos que era el momento de demostrar lo aprendido. Recordamos el día en que realizamos la Certificación como Especialistas de Microsoft Excel (MOS Excel) y que con una actitud positiva sobrepasamos la meta trazada. De esa forma ¡Superate! alzó la barra una vez más obteniendo por primera vez en el país una nota perfecta en esa certificación.

Nos sentimos asombrados de lo rápido que pasa el tiempo. Esta graduación significa éxito no sólo para nosotros y nuestra familia, sino también para todo el país. Hoy, entre los que nos encontramos aquí podemos apreciar líderes y futuros profesionales, entre ellos técnicos calificados, supervisores, gerentes, directores y como nuestra querida embajadora Mari Carmen Aponte siempre lo ha dicho: En ¡Supérate! tenemos un futuro presidente para nuestra nación.

En cuanto al desarrollo que hemos tenido en el campo tecnológico, Microsoft toma un rol esencial en el proceso de educación que hemos recibido. Las herramientas que aprendimos a usar son absolutamente importantes y relevantes para la demanda que tiene el mercado laboral en nuestro país. Queremos agradecerles porque tuvimos acceso a recursos que nunca imaginamos llegar a utilizar. También USAID es una parte importante de este programa, han permitido que el ambiente en el que recibimos nuestras clases y los recursos que utilizamos fueran los más adecuados, su apoyo con diferentes oportunidades complementarias a lo que recibíamos acá también ha sido algo fundamental. Estamos agradecidos por todos los beneficios que recibimos de su parte.

Además, SYKES nos benefició mensualmente con la provisión alimenticia para nosotros y nuestras familias. Por su valiosa ayuda. Gracias a todos ustedes.

Ahora es el tiempo de partir. Sin embargo, no debemos sentirnos tristes porque esta experiencia ha terminado, sonriamos porque alcanzamos la meta. Hoy estaremos recibiendo nuestros diplomas, como fruto de nuestro esfuerzo; sin embargo la mayor ganancia que recibimos es la inigualable preparación adquirida, que no solamente nos ayudará en el presente, sino el resto de nuestras vidas. Miremos a nuestro alrededor y démonos cuenta que un tesoro que permanecerá en nuestros corazones es la amistad y los momentos que compartimos juntos.

Nos gustaría citar las palabras de Arturo Sagrera, el director general de nuestro Programa ¡Supérate! mencionadas en la celebración de nuestro décimo aniversario: Un sueño que tú sueñas solo es sólo un sueño. Un sueño que tú sueñas con alguien es una realidad. Nosotros somos realidad. Gracias.